TÓXICO

He descansado sobre un soplo de aire fresco,
y he habitado el extraño cuerpo de mi sombra.
Busco la libertad sin pulso firme que me guíe,
con la sangre acumulada en la cabeza
mientras el dedo índice me señala;
declarándome como única culpable por
haberte querido cuando tú, hace tiempo,
ya habías dejado de hacerlo.

Camino deprisa, y hacia atrás; camino mal,
y lloro en cada paso de retroceso
por ese día que en el suelo eché raíces
y sufrí la desgracia del alivio.

La vida pasaba mostrándome la espalda,
y yo regaba mis raíces con lágrimas tristes.
Se hicieron enormes, hasta el punto en el que
mi libertad deseaba la muerte;
no estar condenada a la tortura.

Me crecieron clavos en las manos,
y ayudarme era
puro masoquismo
salpicar desgracias
desear el síncope sangrando
suplicar la muerte silenciosa.

Una vez que le traspasaran mis clavos,
no habría libertad para ninguno.

Estamos avocados al fracaso
a corto o largo plazo; y a sufrir
la asfixia de una vida intoxicada.

Ana Martínez

2 comentarios en “TÓXICO

  1. Que fuerte! “declarándome como única culpable por haberte querido cuando tú, hace tiempo, ya habías dejado de hacerlo…”; suele suceder, aún así siempre hay una luz y esperanza para ver que hay más posibilidades, más personas, más tiempo para nuevas experiencias; te mando abrazos!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s