GRILLETES

Veo paz en el rayo
que partió en dos mi barco,
y todo se reduce a falsas esperanzas
allá donde mire.

Yo desconozco por completo
que navego por mares peligrosos,
y en todos esos buques que me atacan
hallo, sin duda, mi cobijo.

Me ahogo en las falsas profundidades
que imagino,
es desesperante.
Hasta podría matarme
si alguien acudiese a socorrerme.

Ahora hago del mar
el peor de mis enemigos,
como bien dice el dicho:
“pagan justos por pecadores”,
pues es quien menos culpa tiene.

En algún momento decidí,
por fuerza, retenerme.
Al recostarme cómodamente,
sólo pude contemplar armonía
allí donde imperaba el pánico,
y escuchar suaves cánticos
por encima de los gritos.

Pensando, fundí los grilletes que
entorpecían mi mente.
Tras escapar de ellos,
decidí esclavizarme voluntariamente:
observando las diáfanas aguas
que pretendían, con leves ondas, devorarme.

Al igual que el preso
que ha hecho de la cárcel su afable morada,
que ha encontrado en la rutina carcelaria su mejor forma de vida;
yo, decidí quedarme.

Ana Martínez.

Un comentario en “GRILLETES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s