DESDE ABAJO

Tinte verde en el esmalte
trae esperanza
y buena calma.

Origina una vorágine incontrolable
libre escándalo allí arriba
y mala tregua.

Escalando la firmeza de las rejas
con manos escurridizas
y unos pies pisando el abismo
desde abajo.

Espontáneo recorrido
prolongando al fin
la efímera sentencia
que delinque por lo opuesto
que desiste en lo preciso.

Paisaje precioso da sentido,
dijo el ciego
-casi enloqueciendo-
guiándose más allá de los defectos
que nosotros percibimos.

Observamos la niebla nocturna
desde un barrio repleto de llovizna
entre un cómodo volumen anguloso
dejando atrás un leve desorden de presagios.

Fuimos de perder la cabeza
y el dinero en cada apuesta
y nada -incluso- al cara o cruz de las monedas.

Te perdí. Me perdiste.

Nos perdimos
en los pliegues de las mantas
por los cruces de las calles sin salida.

Nos gusta alargar las despedidas
y las promesas incumplidas
después de cada cambio de rumbo incierto.

Por supuesto, odiamos
como muchos otros
y a partes iguales
soledad, olvido y verdades.

Tengo aquí transcritos algunos textos
donde no contaba con el tiempo echado encima de nosotros.
Yo sólo recuerdo que seguí tus pasos
por donde creí escuchar el ruido;
y así te perdí de vista en algún descuido.

Por lo seguro de los kilómetros
permaneceremos lejos
ocultos en algún lugar remoto.

Ana Martínez.

2 comentarios en “DESDE ABAJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s