PERO NO LLEGAS

Sentir que cada día desprecias más lo que ya odiabas
es como querer superar lo inalcanzable
y al rato verte más allá de lo que no eras capaz de imaginarte.

Supongo que al cuerpo humano
le sobra agua y le falta cariño
aunque éste no se incluya en los porcentajes
ni en los kilos que posiblemente nos sobren en la báscula.

A nosotros
que nos falta motivación para dejar el vicio
que cualquier inicio nos desequilibra el paso
y nos llena de náuseas las mañanas
para consumirnos en cenizas cada noche.

Nos falta coraje y por eso tiramos
de cuadernos que nos escuchen
de lágrimas que se rompan
como corazones que han conocido la gravedad
de un pecho ajeno al que lanzarse en confianza.

A veces
escucho cómo caen los cristales desde escasa altura
sin un golpe previo al que atribuir la causa.

Otras veces
te veo lanzando piedras
con esas ganas de nada
que usas también para quererme.

Pero no llegas.
Y lo dejas.
Y te vas.

 

Ana Martínez.

4 comentarios en “PERO NO LLEGAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s