VIENEN LOS DÍAS

La solidez de los cimientos
que soportan el edificio
-también firme y robusto-
como argumentos irrebatibles de lógica evidente.

Y, sin embargo, los rayos de luz
sobrepasan ventanas y atraviesan cortinas sin esfuerzo
como si no temiesen interrumpir la siesta.

Vienen los días y, al igual, se marchan
de formas muy distintas y tan idénticas entre ellas
que casi obligan a improvisar cambios en las propias costumbres.

Pero nosotros seguimos como siempre
recorriendo cada día ese camino que nos agota las fuerzas
y todavía -después de tanto- seguimos sin saber a qué vinimos.

Porque es cosa del destino el señalarnos con el dedo
como un simple gesto para -de algún modo- sugerirnos
que no creamos en la suerte si queremos ser felices.

 

Ana Martínez.

2 comentarios en “VIENEN LOS DÍAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s